¡Manda huevos!

huevos y sus nutrientes

No, no estoy indignada.

Muchas veces no estamos seguros de cuál es la cantidad de huevos que podemos consumir en nuestra dieta y esto se debe, en parte, a la demonización que han sufrido por una creencia (que ahora sabemos que es errónea) referente a  su influencia negativa en el colesterol sanguíneo. Los huevos pueden (y deben) formar parte de una alimentación saludable y equilibrada.

Influencia en el colesterol

Hace años se creía que el consumo de huevos (y de otros alimentos ricos en colesterol, como el marisco) elevaba los niveles de colesterol en sangre. Hoy sabemos que el colesterol de la dieta no influye tan significativamente el la colesterolemia como lo hacen las grasas saturadas y las trans. Existen estudios que revelan que la ingesta de huevos, hasta 6 a la semana, como parte de una dieta equilibrada no tiene influencia en el colesterol, incluso en personas con niveles elevados previo.

Aspectos nutricionales

La clara (formada principalmente por agua y proteína) es ofrece una buena fuente proteica magra y de buena calidad que contribuye favorablemente a la saciedad, sobretodo en dietas de control de peso.

La yema contiene grasa, agua y proteína en menor cantidad que la clara, y es rica en vitamina D y B12. Estas vitaminas estarían ausentes en una dieta vegetariana pero no en una ovolactovegetariana, ya que el consumo de huevos cubriría estas necesidades. De hecho no hay muchos alimentos que sean tan buena fuente de vitamina D.

Por otra parte, los carotenoides (luteína y zeaxantina) presentes en grandes cantidades en la yema se relacionan con menor riesgo de padecer degeneración macular.

En general la composición nutricional del huevo puede modificarse a través del pienso con el que se alimentan las gallinas ponedoras, sobretodo en la cantidad de DHA, un ácido graso poliinsaturado importante para el desarrollo de la vista, el cerebro, el corazón y otras funciones vitales.

 Seguridad alimentaria

Sabemos que los huevos pueden contener Salmonella, la bacteria que provoca la salmonelosis. Actualmente las leyes sanitarias regulan las condiciones de higiene de las gallinas ponedoras para evitar brotes y que han reducido, desde su puesta en práctica, considerablemente la contaminación por Salmonella.

De todas maneras, la forma en que se conserven y se utilicen los huevos también influye:

  • la Salmonella se encuentra principalmente en las cáscaras, por esto es importante lavarse las manos después de manipularlos, pero no se recomienda lavar los huevos ya que poseen una capa protectora que evita el paso de las bacterias a su interior.
  • Si un huevo esta roto debe desecharse y no guardarlo junto a los otros huevos.
  • La refrigeración evita la proliferación de la bacteria y el calor la destruye (por encima de los 70ºC) por lo que es recomendable consumirlo cocido.
  • La OMS recomienda no consumir alimentos que contengan huevo crudo no pasteurizado en su preparación (mayonesa, salsa holandesa…).

Como todos estos cuidados no pueden cumplirse en la restauración, los restaurantes no pueden utilizar huevos frescos sino pasteurizados. 

Huevo Liquido

En conclusión, los huevos son una valiosa aportación de proteínas y otros nutrientes y, gracias a las medidas de seguridad alimentaria, constituyen un alimento seguro y nutritivo que añadir a una dieta equilibrada.

No Responses to “¡Manda huevos!”

Leave a Reply