Los probióticos, prebióticos y simbióticos

Después de haber sufrido una gastroenteritis o realizado un tratamiento con antibióticos las “bacterias amigas” del tracto digestivo se ven disminuidas, porque son arrastradas o muertas a causa de los fármacos y deben ser restituidas. La importancia de esta repoblación colónica radica en la función que cumplen: defensiva y protectora. Para esto existen los suplementos o alimentos prebióticos (bacterias), probióticos (fibra) y simbióticos (bacteria+ fibra).

Probióticos.

Los probióticos son aquellos microorganismos vivos que, al ser agregados como suplemento en la dieta, afectan en forma beneficiosa al desarrollo de la flora microbiana en el intestino del huésped (es decir, de quien los toma. En este caso: tú). Los probióticos estimulan las funciones protectoras del sistema digestivo. Son también conocidos como bioterapéuticos, bioprotectores o bioprofilácticos y se utilizan para prevenir las infecciones entéricas y gastrointestinales.

Para que un microorganismo pueda realizar esta función de protección tiene que cumplir los postulados de Huchetson:

1- Ser habitante normal del intestino, tener un tiempo corto de reproducción, ser capaz de producir compuestos antimicrobianos,

2- Ser estable durante el proceso de producción, comercialización y distribución para que pueda llegar vivo al intestino. Por lo que cuando se adquiere uno de estos productos se debe poner especial atención en su conservación.

Es importante que estos microorganismos probióticos puedan ser capaces de atravesar la barrera gástrica (es decir, sobrevivir al ácido clorhídrico del estómago) para poder multiplicarse y colonizar el intestino.

El efecto protector de estos microorganismos se realiza mediante 2 mecanismos:

1- El antagonismo que impide la multiplicación de los patógenos (los “malos”)

2- La producción de toxinas que imposibilitan su acción patogénica.

Este antagonismo está dado por la competencia por los nutrientes o los sitios de adhesión. Mediante la inmuno-modulación protegen al huésped de las infecciones, induciendo a un aumento de la producción de inmunoglobulinas, aumento de la activación de las células defensivas (linfocitos).

Las 400 especies de microorganismos colónicos ya identificadas, y las que aún ejercen sus actividades pendientes de una clasificación, desarrollan una serie de efectos ampliamente beneficiosos para el portador o huésped:

1. Protección ante la invasión de gérmenes patógenos (efecto barrera).

2. Actividad bioquímica: producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), síntesis de vitamina K, intervención en procesos relacionados con la absorción del calcio, magnesio y hierro.

3. Modulación del sistema inmunitario (el 80% de las células inmunocompetentes está en el sistema digestivo, y la producción más importante de inmunoglobulinas es gastrointestinal).

 

 Prebióticos

Los prebióticos son ingredientes no digeribles de la dieta, que producen efectos beneficiosos estimulando selectivamente el crecimiento y/o actividad de uno o más tipos de bacterias en el colon, las que tienen a su vez la propiedad de elevar el potencial de salud del huésped. Son fundamentalmente fructo y galacto oligosacáridos. Incluida en este concepto está la fibra dietética.

 Para que una sustancia (o grupo de sustancias) pueda ser definida como tal debe cumplir los requisitos siguientes:

− Ser de origen vegetal.

− Formar parte de un conjunto muy heterogéneo de moléculas complejas.

− No ser digerida por las enzimas digestivas.

− Ser parcialmente fermentada por las bacterias colónicas.

− Ser osmóticamente activa.

La fibra dietética llega al intestino grueso sin haber sido transformada digestivamente. Las bacterias del colon, con sus numerosas enzimas digestivas de gran actividad metabólica, la pueden digerir en mayor o menor medida en dependencia de su composición química y de su estructura.

Los AGCC (grasas de cadena corta) se absorben rápidamente, aportan energía y desempeña importantes funciones en la biología del colon, como el crecimiento y la diferenciación de estas células e inhibe el crecimiento de las células tumorales.

La inulina y la oligofructosa, clasificadas como fibra dietética, son un ejemplo de prebióticos. Constituyen ingredientes alimenticios naturales, como la cebolla, el ajo, el espárrago.

prebióticos, probióticos y simbióticos Farmacia 1896 online Barcelona

Relación prebiótico-probiótico: Los simbióticos.

La combinación de prebióticos con probióticos se ha definido como simbiótico, la cual beneficia al huésped mediante el aumento de la supervivencia e implantación de los microorganismos vivos de los suplementos dietéticos en el sistema gastrointestinal. Aún está poco estudiada esta combinación, pero se ha descrito un efecto sinérgico entre ambos, es decir, los prebióticos pueden estimular el crecimiento de cepas específicas y por tanto contribuir a la instalación de una microflora bacteriana específica con efectos beneficiosos para la salud.

Leave a Reply